Archivo por meses: julio 2014

El blanco en decoración.

¿Y tú de quién eres? O lo que es lo mismo, ¿con qué combinas el  color blanco en decoración?

Antonio Banderas y Melanie Griffith se han separado. Sí, imagino que ya lo sabrán pero no por más escucharlo uno se hace a la idea, ni acaba de asimilarlo. De hecho, te sientes como si te hubiesen dado un bofetón sin manos. Un empujón que no te esperas. Un atraco. Una metedura de pie.

No es que esta pareja -que tampoco es que sean unos Brangelinas, la verdad- fuesen familia mía, o me los cruzase por la Semana Santa Malagueña o en el verano Marbellí. Tampoco es que sea una adicta a las revistas al corazón aunque la frase anterior rece lo contrario. Creo que lo que ocurre es que, al principio, somos reacios a los cambios y más a los que damos por sentado. Por ejemplo, ¿aceptarían sin más a un Stallone enclenque y sin músculos o a Ben Stiller y Adam Sandler haciendo cine de autor?

Señores, eso es lo que nos pasa con Antonio y Melanie. Son un Homer sin su Marge, algo que creímos que jamás iba a pasar.

Por el contrario, hay veces que los cambios son para bien – como cuando Jim Carrey se pasó de la comedia a hacer “El show de Truman” o cuando Brad dejó a Jenn por Angi -perdónenme la confianza que me han dado las horas y horas de televisión- . Y todo esto que os cuento con pelis y actores en mano, ocurre también en la decoración.

Verán, hasta hace un tiempo, sinónimo de acertar era combinar el blanco y el negro. Eran como Mel y Toni desde “Two much”, una apuesta segura. Diana. Pero, de pronto, el negro se apaga, deja de tomar el sol – o envejece – y se vuelve gris.

loft industrial blanco y negro

Melanie Griffith o el negro como rey #sillaDSR

Ahora acertar conlleva elegir al negro o al gris como compañeros del blanco. Es decir, Antonio, si ya no estás con el negro ¿ahora te pega el gris? -léase gris como Sharon Stone

white and grey

Sharon Stone. Blanco y gris. #silladiamond

Pero como bien saben , en temas del amor, si quieres estar a salvo, mejor no meterse. Y quien dice en temas del amor dice en temas de decoración o reformas. Y digo no meterse porque uno sabe cuando empieza pero no cuando acaba. Sigo con los paralelismos para explicarme: Verán, si estábamos entre Melanie y Sharon -negro o gris- empiezan a entrar nuevas posibilidades igual o más atractivas. Inmensamente bonitas y no sabemos con cual quedarnos. Entra Eva Longoria -azul- y creemos que es la definitiva. La Angelina de Brad. Y de pronto, el actor se va a Marbella y aparece una jovenzuela bronceada, también conocida como “madera” que acapara todos los focos. ¡Menudo dilema! – No querría estar en el pellejo de Antonio- .

blanco y azul o blanco y madera

white & blue or white & wood? Eva o desconocida? #sillaacapulco

Melanie, Sharon, Eva o la desconocida. Negro, gris, azul o madera. Lo que es seguro es que Antonio es el blanco y pega con todas.

4

Melanie, Sharon, Eva y desconocida. ¿Y tú de quién eres? #réplicaEames

Y sí, mucho nos quejamos pero aquí estamos, hasta la última coma. Y es que ¿qué pasará con el mundo del diseño que cuanto más te adentras, más te apasiona y no puedes salir? Vamos, como en el amor.

Dekodirect.

Decoración y series de televisión, un matrimonio indisoluble.

Llaman al telefonillo y es una visita que no esperabas. Abres y echas a correr. ¿Qué va a ver? ¿El salón y puede que el baño? Empiezas a cerrar puertas como si tuvieses una plantación de algo no permitido, pones alguna silla en su sitio y echas una mirada a vista de pájaro para comprobar que todo está decente. Llaman al timbre. Suspiras y abres.

 Sabemos que no plantas nada raro y que nadie se hubiese dado cuenta de que la silla estaba medio centímetro más a la izquierda de lo que debía estar pero es que hay veces que nos creemos que las visitas son exámenes. ¿Por qué es eso? ¿En ocasiones, cuando abrimos la puerta, vemos calvos con algodón en mano como arma de destrucción masiva?

 No. La realidad no es otra que una creencia popular tan arraigada como cierta: cada rincón de nuestra casa dice cómo somos. Vamos, que ni las uñas ni los dientes son tu carta de presentación. Es tu casa y a partir de ahora la deberíamos incluir en el currículum -si lee esto Fotocasa, se frota las manos y se forra, fijo-.

 Si no te lo crees, piensa en las series que ves en este momento. ¿New Girl? ¿Big Bang? ¿la mítica Friends? ¿Cómo conocí a vuestra madre? ¿Castle? …. Porque no creerás de los que piensa que la casa de Sherlock en Elementary es así de destartalada y desangelada porque no tenían recursos para amueblarla, ¿verdad?

Elementary

Si pudiésemos decorar a Sherlock por dentro sería así. Lo mismo ocurre con el diáfano piso industrial de New Girl. Un pisazo masculino y funcional menos la habitación de Jess, que entra a compartir piso con 3 peculiares individuos.

New Girl´s loft

Y es que cada mueble, ayuda a los guionistas a no contar cosas sobre sus personajes. Vemos su casa e inconscientemente nos hacemos una idea de cómo son y eso nos ayuda a completar la trama en involucrarnos en ella. ¿O creéis que Friends hubiese sido lo mismo viviendo cada uno en un adosado de una exclusiva urbanización? ¿O si Penny de Big Bang tuviese una casa minimalista? ¿O si la casa de Carrie Bradshaw no hubiese tenido vestidor?

Por esta misma razón nos interesa ver cómo viven los famosos, cómo es su casa. Parece que si nos invitan a ella a través de unas páginas gruesas de revista, podamos conocerles más de cerca, saber realmente cómo son cuando no están sobre una alfombra roja. Bueno, nos interesa por esto y para satisfacer la vena cotilla intrínseca al ser humano, claro.

Hay un interiorista, Iñaki Lizarralde, que además de compartir nuestra opinión, vio esta idea como una forma de darse a conocer en su profesión y se dedicó a plasmar en plano las casas de nuestras series favoritas.

Big Bang Theory Cómo conocí a vuestra madre Casa de Carrie de Sexo en Nueva York

Y visto esto, ¿qué dice nuestra casa de nosotros? ¿miente o dice la verdad?

Dekodirect.